SALA DE PRENSA > Actualidad > IPC Y ESTIMACIÓN PIB BANCO DE ESPAÑA
Actualidad
IPC Y ESTIMACIÓN PIB BANCO DE ESPAÑA

 

14-06-2017

De esta manera, se confirman los datos avanzados a finales del mes pasado, ha explicado que en el comportamiento de la tasa interanual del IPC de mayo ha destacado el abaratamiento de los carburantes y de los paquetes turísticos tras la Semana Santa. También ha influido en el descenso del IPC interanual el vestido y el calzado, que ha elevado sus precios menos de lo que lo hizo en mayo de 2016.

El IPC interanual arrancó el año en el 3%, su tasa más alta desde octubre de 2012. En febrero se repitió el mismo porcentaje, pero en marzo la inflación recortó su tasa interanual hasta el 2,3%. En abril volvió a subir, hasta el 2,6%, y ahora en mayo ha caído hasta el 1,9.

En el quinto mes del año, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) redujo seis décimas su tasa interanual, hasta el 2%.

En términos mensuales, el IPC bajó un 0,1%, su mayor descenso en un mes de mayo desde el ejercicio 2012, cuando disminuyó también un 0,1%.

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni los de los alimentos no elaborados, bajó en mayo hasta el 1%.

Por otro lado, el Banco de España, en sus proyecciones para la economía española en el periodo 2017-2019 publicado también ayer, ha revisado tres décimas al alza tanto la estimación de crecimiento del PIB en 2017 como en 2018, hasta el 3,1% y el 2,5%, respectivamente. Para 2019, mantiene la previsión de crecimiento en el 2,2%.

El avance del PIB, continuará sustentándose en la demanda nacional, para la que, no obstante, se prevé una prolongación de la desaceleración observada en 2016. Mientras que la demanda exterior neta continuaría ejerciendo una contribución positiva a lo largo del horizonte de proyección.

La desaceleración del consumo privado, indica el Banco de España, se debe al menor dinamismo de las rentas reales de los hogares, en un contexto de niveles de inflación más elevados que los observados en años anteriores y en ausencia de rebajas impositivas como las que tuvieron lugar en 2015-2016; mientras que la mejora de la inversión en el periodo de proyección es consecuencia de las menores necesidades de desendeudamiento empresarial y la mayor disponibilidad de financiación.

En lo que va de 2017, el organismo destaca que la economía española ha seguido mostrando un importante dinamismo, y añade que el PIB podría haber registrado en el segundo trimestre un ritmo de avance superior al previsto hace tres meses.